Alberto se tuvo que ir escondido de Mendoza

Como es de público conocimiento, este último jueves el primer mandatario Alberto Fernández viajó hasta la provincia de Mendoza donde se hizo presente en la empresa Impsa para encabezar el acto por el ingreso accionario estatal, de la provincia y Nación, a la firma.

Un vez culminado el acto en la mencionada firma, a Alberto Fernández se le ocurrió la idea de visitar un vacunatorio, recientemente inaugurado, que funciona en las instalaciones del PAMI que se encuentra ubicado en la calle Belgrano de la ciudad de Mendoza.

Pero, no todo salió como Alberto Fernández imaginaba ya que mientras estaba viajando se le informó que en la puerta del vacunatorio había una gran de cantidad de personas esperándolo y no todos eran amigos.

Ya que entre la gente que esperaba al Presidente había curiosos, periodistas, manifestantes y los damnificados por los créditos hipotecarios UVA.

Rápidos de reflejos, desde la comitiva del Presidente informaron que el primer mandatario no haría declaraciones a la prensa. Dejando en banda a todos los periodistas que esperaban en la zona.

Alberto Fernández, sabiendo que había gente que lo estaba esperando, y no con el fin de saludarlo afectuosamente precisamente, tuvo que entrar por un portón trasero que tiene el vacunatorio sobre la calle Tiburcio Benegas.

De esta forma y bien escondido en el interior de un combi blanca, el primer mandatario pudo ingresar al mencionado vacunatorio y sacarse las fotos de rigor con los vacunadores.

En las afueras del vacunatorio había un cantidad muy grande de efectivos policiales que custodiaban celosamente la zona con el fin que nadie se acerca al primer mandatario.

Finalmente, pasadas las 16.30 y escoltado por las fuerzas de seguridad, Alberto Fernández abandonó la zona sin dejarse ver y sin mediar saludo con nadie.

De esta forma, ninguna de los personas que estaban esperando al Presidente pudo tomar contacto con el primer mandatario. Es más, ni siquiera llegaron a verlo ya que entró y salió por un portón trasero y escondido en una combi.

Curiosa forma que tiene el Presidente para evitar tener que ver y escuchar a la gente, optando por entrar por los fondos a un edificio y escondido en el interior de un vehículo.

Lo sucedido este último jueves con Alberto Fernández es una muestra más que nada es gratis en esta vida, y que cada uno cosecha lo que siembra, y ahora si el primer mandatario tiene que entrar escondido, y por los fondos a un edificio es una muestra clara que tiene mucho temor a que le gente le reclame cosas de las que pareciera que no puede o no está dispuesto a dar explicaciones.

alberto-mendoza-gente-esperando-completo

Porque un Presidente tiene que por ir a cualquier lado con la frente en alto, y siempre encontrará detractores o gente que no esté de acuerdo con su gestión, pero llegar a tener que montar un enorme operativo como el que se montó en Mendoza ya marca hasta que punto la imagen del primer mandatario está desgastada y se trata por todos los medios que nadie perturbe al primer mandatario y mucho menos que eso luego se vea en algún medio de comunicación.