Gastronómicos se declararon en rebeldía y mañana abren sus locales

Como es de público conocimiento este sábado hay de nuevo restricciones dispuestas por el actual gobierno de Alberto y Cristina y los locales de comidas, entre otros, tendrán que permanecer cerrados y solo podrán atender con la modalidad de delivery.

Pero miles de gastronómicos decidieron declararse en rebeldía y ya avisaron que este sábado 5 de mayo abrirán sus puertas desafiando al gobierno nacional.

La iniciativa surgió entre los comercios de Plaza Serrano, en el barrio de Palermo en la Capital Federal y con el correr de la tarde se fueron sumando gastronómicos de todo el país que ya avisaron que abrirán sus locales porque necesitan trabajar.

De esta forma Más de 160 locales gastronómicos desafiarán este sábado el cierre estricto que estableció el Gobierno y pondrán sus mesas en la calle para reclamar por sus trabajos. Quieren mostrar que la actividad se puede desarrollar con protocolos para evitar los contagios de coronavirus.

La convocatoria arranca a las 11 de la mañana. Se armará un gran salón externo sobre Plaza Serrano donde ubicarán mesas, sillas y foodtrucks. Habrá carteles donde se informará la cantidad de familias que depende de cada negocio, así como pancartas donde expondrán sus reclamos.

La protesta de los gastronómicos tiene 3 ejes fundamentales: Abrir los siete días de la semana. Extender el horario de apertura hasta la medianoche. Permitir trabajar en los interiores de los locales, con un aforo de 30%.

Es entendible la angustia que tienen los gastronómicos que ya llegaron a un punto en que muchos de los que sobrevivieron con sus locales abiertos ya no dan más y están a punto de colapsar y ésta situación no solo se vive en los locales de Plaza Serrano, sino que también se sufre en todo la república Argentina.

“Antes de la pandemia tenía cuatro locales. Hoy solo me quedan dos y, si esto no se levanta en los próximos días, seguramente cierre otro más. Tengo más de 25 empleados, que hoy en día rotan, acompañan y entienden pero uno tiene obligaciones con ellos. No puedo pedirles que vengan si no les puedo pagar, ellos también tienen que llevar comida a sus casas”, relató un emprendedor gastronómico haciendo una exacta descripción del problema que los aqueja.

De esta forma, los gastronómicos que se declararon en rebeldía y abrirán mañana sábado las puertas de sus locales esperan que los clientes se sumen y se solidaricen son sus reclamos y asistan a los restaurantes y lugares de comida rápida para apoyar la medida.

Desde el gobierno nacional aun no dijeron nada sobre la rebeldía gastronómica y habrá que estar expectantes sobre que actitud tomará el Gobierno contra los gastronómicos rebeldes y si se enviará o no a las fuerzas públicas a intentar cerrar locales de prepo, como ya ha sucedido en otras oportunidades.